ACTUALIZACIÓN JUNIO 2019

Tanto si te animas a entrar en modo indefinido como entrenamiento por competición objetivo, no dudes en consultar y sobre todo reservar plaza, pues la prioridad de la casa es atender rápido. Una cuota máxima de deportistas es garantía de la mejor atención.

A día de hoy disponemos de la siguiente cuota restante de plazas libres por categoría:

  • Triatlón personalizado de media y larga distancia:
    • 2 plazas liberadas en julio.
    • 1 plaza liberadas en septiembre.
  • Triatlón personalizado de corta distancia: COMPLETO.
  • Clubs/grupos online, hasta 30 deportistas por club: contactar para próxima temporada.

Esta cuota se va renovando constantemente según la finalización de objetivos por parte de los deportistas, pues liberan su plaza quedando disponible para otro deportista. ¿Quieres más información o reservar tu plaza para iniciar en una fecha en concreto? En ese caso, rellena el formulario.

Nombre:    Email:    Lugar:


Modalidad de entrenamiento solicidada:

Fecha de inicio deseada:

Mensaje:

No quiero que mis datos sean almacenados (únicamente podremos contestar tu solicitud y automáticamente el registro de mensajes quedará borrado).

Depósito de reserva entrenamientos

Debido al número de solicitudes de reserva de plaza para entrenamientos, con inicio a meses vista, se establece el siguiente protocolo:

  • Los presupuestos tienen una validez de 15 días.
  • Se puede programar un inicio de entrenamientos para más adelante, en cualquier momento, pero se debe realizar una paga-y-señal.
  • La primera opción es depositar 50€, no reembolsables pero se descontaran del total de la primera cuota. O bien abonando el primer trimestre, con la fecha de inicio pertinente.
  • En caso de no fijar un depósito, el deportista queda expuesto a la cuota máxima, es decir, que no tiene la plaza asegurada.

Si has recibido un presupuesto y quieres formalizar con el depósito de 50€, haz click en el link para acceder a la pasarela de pago por tarjeta.

€50,00
Processing ...

¡ Nueva función!

Training Peaks ha lanzado finalmente una nueva función esperada por muchos de nosotros. Se trata de la sincronización completa de los entrenamientos planificados por los entrenadores en Training Peaks y el envío sincronizado al calendario Garmin de nuestro dispositivo de entrenamiento.

Anteriormente se utilizaba una extensión IQ, de nombre Training Peaks Daily Workout, con algunas limitaciones:

  • Sólo sincronizaba entrenamientos de ese día en concreto, por lo que no podíamos recuperar un entreno del día anterior o bien adelantar algún entrenamiento.
  • Funcionaba para algunos dispositivos Garmin concretos, los más nuevos.
  • Si iniciábamos un entrenamiento y queríamos reiniciar por cualquier cosa, ya desaparecía de la aplicación, pues era de un sólo uso, aunque quedaba guardado en la biblioteca de actividades.

VENTAJAS

Con la nueva función 100% integrada, podremos encontrar más fácilmente los entrenamientos en el calendario del dispositivo, como si del calendario de TP se tratara.

Otra de las ventajas clave es la inclusión de dispositivos «antiguos» de Garmin. Si tenías un Garmin 910XT o un Fénix 3, ahora también podrás seguir los entrenamientos estructurados. Función que anteriormente estaba reservada para los dispositivos de gama alta.

¿Qué necesitamos para activar la nueva función?

En primer lugar, otorgar el permiso necesario entre TP y Garmin Connect, a través de este link:

https://www.trainingpeaks.com/account/garminconnect

Os aparecerá esta pantalla con más o menos elementos, según si ya teníais la vinculación básica realizada a Garmin Connect, o bien nunca se ha realizado con anterioridad.

En la mayoría de casos, nos encontramos con una vinculación previa y aparecerá una ventana auxiliar para añadir únicamente esta nueva sincronización. Aquí es MUY importante leer atentamente y no pulsar el botón erróneo, pues nos podría llevar a un duplicado de todas nuestras actividades previas, que deberían borrarse manualmente una a una. Así que ojito, estáis avisados 🙂


En la siguiente ventana se nos pedirá las credenciales de Garmin Connect. En muchos casos el login es distinto al de Training Peaks, aseguraros que estáis introduciendo el email + contraseña correctos.


Ahora es cuando podremos activar la nueva función. Además de sincronizar las actividades completadas de Garmin a TP, ahora también podemos enviar la planificación de TP a Garmin. Sólo en aquellos casos de actividades que hayan sido diseñadas con un «builder» en formato de potencia, FC ó ritmos. Los entrenamientos diseñados por RPE (carácter de esfuerzo) o bien sin builder, no se van a mandar a nuestro dispositivo.


Finalmente, daremos nuestro consentimiento.


¡Y todo listo! Ahora podemos hacer la comprobación en nuestro dispositivo. Para el ejemplo, un Garmin Edge 1000.

Una de las diferencias con la extensión previa IQ Training Peaks Daily Workouts, es el orden de preparación. Ahora en primer lugar seleccionamos el tipo de actividad, en mi caso tengo una configuración de pantallas especial para entrenos con rodillo. Aunque esto se puede cambiar posteriormente mientras realizamos la actividad, es una de las ventajas del nuevo método, que a medio entreno podríamos cambiar a entreno tipo «carretera» por ejemplo.

El segundo paso es la selección del entreno que deseamos importar, haciendo click en el icono de calendario.


El calendario abierto tiene esta apariencia. Todo lo que hemos hecho sirve para llegar hasta aquí, donde se nos muestra los días donde hay una actividad con builder que nos ha planificado nuestro entrenador/a y podemos seleccionar alguna del pasado o prevista para más adelante.


Y aquí un ejemplo de una actividad cargada, con la misma apariencia y sistema del anterior TP Daily Workouts, el cual por cierto, ya podemos desinstalar para evitar interferencias.

En el mundo del entrenamiento, uno de los pilares básicos bien conocido es el «Principio de progresión de cargas», el cuál de forma lógica dice que una persona debe empezar con poca carga de entrenamiento y a medida que va ganando estado de forma, se le puede aplicar más carga para obtener mejoras de rendimiento. A todo esto, es recomendable leer anteriormente el siguiente artículo para comprender mejor lo que viene:

http://www.oriolgili.com/2018/03/23/resultado-del-entrenamiento-forma-fatiga/

Me he lanzado a escribir este artículo para solucionar dudas de alumnos nuevos que suelen llegar con uno de los dos modelos más típicos que nos solemos encontrar los entrenadores y que buscamos reestructurar. Ambos van estrechamente relacionados con la zona de confort:

  • Modelo «Weekend Warrior»: muy típico de personas con horarios fijos entre semana, que viven en la ciudad y recurren a gimnasios para salvar el entreno con clases dirigidas, spinning, etc… Cuando llega el fin de semana, a todo trapo! Especialmente un día, pues el otro se suele dedicar más a la familia.
  • Modelo «Cargas constantes»: personas que pueden entrenar un poco cada día, pero durante todo el año siguen la misma estructura, sin ningún tipo de estímulo. Además la intensidad de entrenamiento suele ser «cómoda».

El modelo que siempre propongo como entrenador trata de una progresión de cargas, con ciclos semanales en los cuales vamos aumentando la dedicación y viene seguido de una semana de recuperación. Vamos a estudiar los tres casos por separado, a través del modelo propio que utilizo de PMC, basado en Joe Friel y la nomenclatura de Training Peaks.

Para que todos los casos se puedan comparar objetivamente, he establecido unos parámetros fijos, que son:

  • Temporada de 50 semanas.
  • 6 días de entrenamiento por semana y 1 día de descanso.
  • En los casos 1 y 2, un TSS/día=80, equivalente a 480 puntos semanales de carga.
  • Considero un incremento de forma CTL adecuado, a partir de 4 puntos por semana. No recomiendo pasar de 10.
  • Los 3 deportes se estudian de forma conjunta a nivel de cargas, para simplificar. En el caso real de los deportistas, esto se estudia deporte a deporte y después de forma global.
  • Los casos no tienen en cuenta las variables como pueden ser: competiciones, lesiones, etc… Que obviamente suceden y que cada persona tendría su calendario. Son el caso «ideal» dentro de lo no ideal, pues sabemos que dos métodos son incorrectos.

CASO «WEEKEND WARRIOR»

Como hemos comentado, se trata de personas que intentan recuperar todo lo que se ha perdido en días laborables, durante el fin de semana. Estudiaremos partiendo de un caso real de un deportista que empezó hace unos meses conmigo, y entrenaba lo que podía 3/5 días laborables, dedicando 1h por día entre natación, spinning y clases dirigidas. Lo primero que se le cruzaba delante. Llegado el fin de semana, un día hacía rutas largas de 4-5-6h en bicicleta y el otro día, si tenía tiempo, 1-2h de correr.

Al reproducir esta planifación en un gráfico de cargas TSS (barras moradas), vemos que cada semana del año acumula 480 puntos de carga. De los cuales después fallaría en algún caso por cumplimiento, competiciones, lesiones, etc… Pero si nunca se lesionara y fuera fiel a su esquema, esta persona llegaría al estancamiento por falta de estímulos, quedando su techo en: 70 puntos de forma CTL.

Hasta la semana nº 7, todavía va mejorando su CTL con una ganancia por encima de 4 puntos por semana (buen número!). Pero a partir de la semana nº15 ya sólo gana 1 punto a la semana, por lo que se produce estancamiento.

Este otro gráfico, representa lo mismo que lo anterior, pero con un seguimiento diario, por lo que obtenemos mayor resolución con lo que pasa cada día. Por ello, podemos observar otro efecto negativo bastante contundente: después del super entreno de fin de semana, acumula unos valores de fatiga extremos (ATL, color azul claro), por lo que estará durante 3/4 días tocado físicamente y moralmente, al llevar una carga muy por encima de lo que se recomienda por su forma CTL.

El otro contra, es el valor frontera de CTL=70, que nunca podrá incrementar. Porque habrá un momento que no será capaz de entrenar más de 6-8h al día, porque el día tiene 24h y hay que hacer otras cosas.

En conclusión, este sistema:

  • Acarrea una fatiga extrema el lunes, martes y miércoles como mínimo.
  • Lo que gana el fin de semana lo pierde por entrenar flojo los siguientes 5 días.
  • Nunca será mejor que CTL=70.

CASO CARGAS CONSTANTES

Esta persona acumula la misma carga semanal que el «weekend warrior (WW)», pero se lo reparte cómodamente durante la semana a un TSS/día=80 puntos y el domingo descansa. La mejora inicial es muy parecida al WW, porque hasta la semana 6 tiene unos valores superiores a un incremento semanal de CTL=4, pero a partir de la semana 15 ya no hay estímulo. Finalmente se estanca a una forma de CTL=70 puntos.

En el gráfico ampliado de cargas diarias, veríamos que a su favor tiene un mejor aguante de la fatiga a corto plazo ATL. Por lo que vivirá mejor en su día a día, y los lunes será capaz de andar.

En conclusión, este sistema se lleva mejor con la fatiga pero tiene la misma limitación de forma del deportista. Por otro lado, tiene la ventaja que si quisiera hacer un esfuerzo extra algunas semanas del año, puede aumentar puntualmente el número horas de entreno y podría llegar los 100 puntos de CTL.

Pero la experiencia me dice que será muy complicado, porque alguien que se acostumbra a entrenar de este modo, cuando se le pide apretar las tuercas, psicológicamente no pueden. Todo lo que es salirse de su esquema es un problema.

CASO ENTRENAMIENTO ESTRUCTURADO

Finalmente, tenemos el modelo que propongo para la mayoría de los casos y que es muy bonito sobre papel. Hay que tener en cuenta que a la práctica empiezan a suceder escenarios como: competiciones, lesiones, bajones, viajes, trabajo, familia, etc… Por ello es mejor dejar esto en manos de alguien que se ocupe, y el deportista se pueda centrar en competir, descansar y pasarlo bien.

Cuando entra un alumno nuevo, lo primero que se hace es hacerle adquirir una forma mínima que le permita pasar del calentamiento de un entrenamiento. Siempre se trabaja sobre ritmos que produzcan estímulos, por lo que todo lo que sea por debajo de eso, se puede saltar.

Otro concepto muy importante de la progresión de cargas, es la individualización de las cargas. A groso modo, una persona con 100 puntos de forma, le programas un entreno con carga 60 y no es que le provoque falta de estímulo, es que empieza a retroceder en su forma. Por ello, los más entrenados requieren entrenar más horas, aunque el principio de intensidad sería muy similar para todos los casos, puesto que se parte de unas referencias normalizadas.

Vamos a ver el gráfico de ciclos semanales:

  • Se proponen fases crecientes de carga 4:1 (4 semanas de trabajo por 1 de recuperación).
  • El estado de forma se puede controlar mejor con este método. Fijaros que nunca hemos bajado de TSB=-20 puntos. Es decir, que controlamos el sobreentrenamiento.
  • Se ha programado un incremento de forma CTL=4 puntos por semana. Durante la semana de recuperación se pierde un poquito, a favor de subir 16 puntos en cada fase. Este valor sería personalizado. Se ha querido simplificar a efectos del estudio.
  • Durante la primera fase el deportista no ha sido capaz de entrenar más de 280 puntos semanales, pero en la semana 21 por ejemplo, ya va por los 590 puntos.
  • Las recuperaciones son al 50% de la semana anterior de carga. Como estas son crecientes, podemos ver como ejemplo la 7ª recuperación, que sería a números muy por encima a las semanas de carga de la primera fase.

¿Cómo se personalizaría este modelo? Pues mi lucha diaria como entrenador, es que los deportistas se decidan con sus carreras objetivo del año. La gran diferencia de rendimiento está en aquellas personas que han sido capaces de fijar fechas en el calendario y siguen una planificación estructurada pasada la pretemporada, respecto las personas que han dudado y siguen sin marcar fechas en el calendario llegados al mes de abril.

Por otro lado, elegir correctamente el número de competiciones afectará al modelo. Competir cada fin de semana no ayuda, menos si la mentalidad es hacerlo siempre al 100%.

Además, este modelo es dinámico. Ya hemos comentado que el primer dibujo es de libro, muy bonito. Pero no os podéis imaginar la de cambios que sufre. Hay deportistas que provocan 4 rectificaciones al mes, bien sea por causas indirectas, o bien porque no cumplen con las cargas previstas y hay que modificar para evitar sobreentrenamiento. Por lo que no recomiendo que un deportista intente llevar personalmente un plan de entrenamiento estructurado, porque se necesita una cabeza fría que piense desde fuera.

Problemas… EL COMPROMISO. Un caso típico sería la falta de compromiso y constancia con el entrenamiento: a una persona se le propone un incremento semanal de 4 puntos a la semana (muy asequible) pero no puede mantener el compromiso, por lo que podría haber apuntado a un CTL=140 y se queda a un CTL=80 en su pico de temporada.

Otro caso relacionado con el cumplimiento, serían los objetivos media y larga distancia Ironman. El modelo PMC está muy orientado a la resistencia, independientemente de la intensidad de cada sesión y de los contenidos, que esto daría para otro artículo, considero que alguien necesita un mínimo CTL=100 para afrontar un Ironman, y CTL=80 para un Half. Y se requiere una progresión y entrevista previa para poner las cartas sobre la mesa, porque algunos descubren que es muy habitual la doble sesión por día y que toca hacer grandes esfuerzos como el madrugar, dominar el arte del «time management» y malabares con la familia. Entonces, quien no pueda dedicar este tiempo, pienso que disfrutaría mejor en distancias cortas donde el entreno es más duro por la intensidad pero que la sesión más larga difícilmente pasará de 2h. Efectivamente, no hace falta entrenar más de 2h en bicicleta para un sprint.

Volvemos al gráfico de cargas diarias, que sigue un esquema del día de descanso a la semana y el resto con distintas cargas a modo de estímulo. A favor de este modelo, vemos que la fatiga está muy controlada durante la semana, y también durante los ciclos.

Por otro lado, ya no tenemos el techo de la forma que sí existía en los casos anteriores (aproximadamente CTL=70). Aquí el limitante vendrá dado por el umbral de sufrimiento que sea capaz de aguantar el deportista. Pero como todo es muy progresivo, con un mínimo de cooperación, casi todos los alumnos se colocan por encima un CTL=100 en su pico de forma.

¿Qué sucede en la práctica? El gráfico se empieza a poner más feo que el caso ideal (lesiones, fallas, etc…) Pero sobretodo, detectaremos el momento en que la línea del CTL se allana y no hay manera de subirla. Llegados a este punto, se habla con la persona y se analiza la situación:

  • ¿Falta de tiempo para entrenar y meter más horas / carga ?
  • ¿Falta mejorar la gestión del tiempo? Aprender a organizarse.
  • Simplemente la persona ha alcanzado su potencial y se tratará de cuadrar la competición con un pico de forma muy puntual que se puede aguantar un par de semanas.

CONCLUSIONES GENERALES

El modelo PMC hay que tenerlo a mano, pero no va a misa ni es indicativo directo del resultado del deportista. Por ejemplo, poner el nombre que queráis a vuestro/a triatleta PRO y pensar si en su pretemporada le ganaríais cuando diese la casualidad que estáis en plena forma. ¿Verdad que no? Igual en ese momento el deportista PRO está a un CTL=30 y vosotros en unos espléndidos CTL=150. Pero esos números no son indicativos de rendimiento absoluto, sino relativo. Es el rendimiento y estado de forma que podéis tener vosotros respecto unos parámetros de referencia personales, comentados en el artículo de «Forma y Fatiga»

Por otro lado la calidad es muy importante, más que los números de carga en mi opinión. Por ejemplo, me invento un caso de alguien que mueve un TSS/semana=800. Esos puntos se pueden conseguir entrenando en 15h o bien en 20h (a menor intensidad). Pues seguramente, quien lo consigue en menor tiempo tendrá mejor rendimiento en competición porque sus medias habituales de vatios, FC, ritmos son mejores en cada entrenamiento. Una de las cosas que siempre reviso en los entrenamientos es la intensidad durante los tramos de recuperación. Aquellas personas que son capaces de recuperar a mayor intensidad y luego evidentemente, realizan correctamente las series o cambios de ritmo, son las que obtienen mejores resultados.

Además, no hemos tocado apenas la problemática de valorar los TSS individuales de cada deporte y cómo escalarlos al modelo conjunto. Efectivamente, se tiene que normalizar y conlleva trabajo por parte del entrenador.

El efecto de «Vivir con el PMC» es muy habitual cuando se empieza a trabajar con el método de cargas. Este modelo es a largo plazo, pero las personas quieren resultados a corto plazo 😉 Es decir, que un esfuerzo puntual de un entrenamiento TSS>300 no hace falta que le demos más importancia de la que tiene, porque al sistema sólo se le puede engañar siendo CONSTANTE. El día a día es lo que cuenta.

Hay mucha miga con este tema, pienso que lo podemos dejar aquí y si alguien tiene dudas me puede escribir. No es algo que se puede aplicar directamente de la teoría y además es muy individualizado, requiere de haber visto muchos PMC’s de deportistas.

——————————–

Oriol Gili. Entrenador de triatlón con titulación oficial.

Artículo de opinión. Libre distribución, mencionando la fuente.

Fuentes consultadas: Joe Friel, Training Peaks, cursos de entrenador, opinión y experiencia sobre casos reales.

Imágenes: Creación propia.

Tradicionalmente los entrenamientos se han planificado y medido por métodos de aplicación de volumen, intensidades y densidad (carga/recuperación). Cada maestrillo tiene su librillo, aunque todos parten de la misma base que se trata de aplicar un estímulo durante un tiempo, que resulta en un doble factor: fatiga pero también una mejora.

Los deportistas no le han dado demasiadas vueltas hasta que aparecieron las APPs como Training Peaks o similares y les mostraban números muy raros 😱😱😱 . Y entonces, surgieron las mil preguntas!

MANERAS DE CUANTIFICAR UN ENTRENAMIENTO:

  • Por tiempo (fisiológicamente es la mejor).
  • Por distancia (preparaciones específicas de competición), aunque es proporcional al tiempo.
  • TSS (Training Stress Score, nombre registrado por Training Peaks) o bien otros nombres que vienen a ser lo mismo.

Lo importante de esto, es elegir correctamente el método según el objetivo que se busca, porque una fórmula matemática funcionará mejor en un rango concreto. Por lo que un método para un atleta no funcionará igual de bien que para un triatleta. Tampoco se puede usar lo mismo para corta o larga distancia. Y tampoco se recomienda ir cambiando demasiado el método para el mismo deportista, porque los volveríamos locos. Eso sí, un entrenador debe controlarlos todos.

En esta ocasión, os aclaro el método que utiliza Training Peaks (propuesto por Joe Friel y Andrew Coggan), ya que a día de hoy esta APP se está convirtiendo en «el Facebook» del entrenamiento.

 

MODELO DE FATIGA PMC: Performance Management Chart (Training Peaks)

Este modelo es muy interesante porque engloba de manera normalizada diferentes niveles del entrenamiento: sesión – semana – ciclos – temporada. Y es normalizado porque todo se basa en la referencia del UMBRAL ANAERÓBICO, por lo que puedo comparar a trazos generales la evolución de un profesional con un amateur, usando el mismo sistema. La diferencia será obviamente, mejores números para un profesional.

 

Ventajas:

  • Es un modelo muy sencillo de aplicar. Es más, con una configuración mínima, Training Peaks lo calcula automáticamente.
  • Puedo comparar distintos deportistas según la misma referencia.
  • Puedo diseñar una temporada entera y tantear diferentes modelos de calendarios de competición, concentraciones, etc… Una vez los números son correctos, se diseñan las semanas y el contenido de los entrenamientos.

Desventajas:

  • Son matemáticas. La realidad es que cada deportista va a responder de forma individual y el feedback con el entrenador es imprescindible para ir ajustando continuamente.
  • Falsas lecturas después de parones y lesiones. Se necesita acumular 6 semanas constantes para tener unos valores con los que poder trabajar.
  • El modelo está más pensado para la resistencia que para series y entrenamientos rápidos. La natación es mejor calcularla de forma manual porque es algo más complejo.

¿Cómo funciona el modelo?

  1. El modelo se basa en un INPUT carga de sesión de entrenamiento (TSS).
  2. A corto plazo, la suma de TSS provocará una fatiga (ATL). Pero a la larga, las cargas se asimilan por lo que estaremos hablando de un estado de forma (CTL).
  3. Cuanto más entrenado, mayores cargas podré soportar y tendré un nivel de rendimiento (TSB).

NOMENCLATURA

TSS: Training Stress Score, es la puntuación que se recibe al final de un entrenamiento. Como referencia, TSS=100 puntos correspondería al esfuerzo en intensidad umbral anaeróbico durante 1h.

ATL: Acute Training Load. Es la fatiga a corto plazo (7 días). Tiene en cuenta los entrenamientos más recientes y es importante a la hora de programar sesiones que no superen demasiado su valor, puesto que necesitaríamos más tiempo de lo normal para recuperar y a la larga conseguiríamos el efecto contrario, que es una bajada en el rendimiento.

CTL: Chronic Training Load. En vez de llamarle fatiga, se le denomina «forma», pues tiene en cuenta el TSS de los últimos 42 días, también dando mayor peso a los entrenos más recientes. Se considera que en ese tiempo, los músculos ya están recuperados y se ha producido una adaptación, para continuar con la progresión de cargas. Este número representa «lo que vale» un deportista de forma normalizada. Podemos decir que alguien con más de CTL=100, está en buena forma y le será muy normal realizar entrenamientos de TSS=100/150 sin necesitar un sofá al final.

Ejemplo de un TSS planificado y el TSS logrado tras acabar un entrenamiento. El dato de IF (Intensity Factor) también nos da buena información a los entrenadores.

TSB = CTL-ATL. Tiene en cuenta nuestro estado de forma y la fatiga de corto plazo. Al contrario de lo que podamos pensar, los valores negativos es la zona por donde se suele trabajar, y aquí está un poco la clave de la individualización. El entrenador sabe que algunos deportistas pueden entrenar a -30/-40 sin problema, pero que otros a -20 ya les toca descansar. Es como el umbral del dolor y su tolerancia mientras subimos puertos.

Durante los ciclos es normal que al preguntar ¿Cómo te encuentras? Te digan… «pues cansaooo» Un triatleta está siempre cansado, pero ahí estamos! Es un deporte de resistencia que requiere mucha dedicación para ir tocando los tres deportes constantemente. Eso sí, cuando se acerca la competición se cuadra todo para que salga un TSB óptimo y rindamos como nunca. Posiblemente, la semana de tapering es cuando más vais a disfrutar de la temporada.

CONCLUSIONES

Se trata de una herramienta muy buena. Es básica y hay que saber utilizarla.

Pero tiene limitaciones, como es la relatividad del mismo TSS. Es muy habitual rodar en bicicleta 3-4h, por lo que a un ritmo medio podemos sumar fácilmente TSS=240 en una salida de sábado. Para conseguir esa misma puntuación corriendo, aproximadamente tendríamos que realizar una maratón a ritmo de competición. También es complicado pasar de TSS=100 en un entrenamiento de natación. Por lo que los entrenadores estudian el TSS de cada deporte de forma individual, y cuando se tiene en cuenta el TSS semanal es porque un deportista sigue habitualmente la misma estructura y «aceptamos pulpo» como estimación rápida.

Esto es lo mismo que en una salida de bicicleta: si queremos que nos quede una media muy bonita en el Strava, elegimos un circuito llano, pero en cambio si miramos los kilómetros en nuestra zona montañosa, parecerá que entrenamos poco. Por ello, acumular un «TSS bonito» no es directamente proporcional a nuestro rendimiento en competición. Es muy importante analizar correctamente los datos, objetivamente y con la cabeza fría.

 

 

Articulo de: Oriol Gili. Entrenador de triatlón, titulación oficial.

Fuentes: Training Peaks, Joe Friel, Dr Coggan, temario curso de entrenador FETRI.

Imágenes: ejemplos de alumnos.